29 abr. 2010

saber perder




La verdad es que esta novela ha conseguido que empiece a mirar a los futbolistas de otra manera, con más empatía.

Ni a R ni a mi nos gusta el fútbol, así que si un equipo o otro va bien o mal a nosotros no nos afecta mucho. Aunque tengo que reconocer que ayer, antes del Milán- Barça, se respiraba muy buen ambiente, en la calle, en el curro. Todo el mundo era muy optimista y creía que la remontada era posible, y el optimismo se contagiaba.

Pues perdieron, y yo sigo siendo tan feliz como lo era antes del partido. Y sigo sin entender porque el humor de la gente depende del resultado de un partido.

Pero la novela no habla exactamente de saber perder partidos, habla de saber perder en la vida y sobretodo en las relaciones humanas. Me encanta el optimismo “triste” que transmite: los tres protagonistas se entregan a su historia de amor con pasión y valentía, aprovechando al máximo la oportunidad, aún sabiendo de antemano que la historia no tiene ningún futuro. Pero no de una manera pasional y desenfrenada, sino con sencillez y cotidianidad, sin aspavientos (de ahí mi “triste”).

Por otro lado, alguien me recordó una canción que siempre que la escucho me pone la piel de gallina. Confieso que ni sabía que era de LLach. La verdad es que siempre la había escuchado versionada. Encontraréis miles de versiones en la red. Os dejo un enlace a la que canta Lluis Llach con Pedro Guerra

También me parece una lección de saber perder en las relaciones.
Aquí la letra:

Que tinguem sort. Lluis Llach

Si em dius adéu,
vull que el dia sigui net i clar,
que cap ocell
trenqui l'harmonia del seu cant.
Que tinguis sort
i que trobis el que t'ha mancat amb mi.

Si em dius "et vull",
que el sol faci el dia molt més llarg,
i així, robar
temps al temps d'un rellotge aturat.
Que tinguem sort,
que trobem tot el que ens va mancar ahir.

I així pren, i així pren tot el fruit que et pugui donar
el camí que, poc a poc, escrius per a demà.
Que demà, que demà mancarà el fruit de cada pas;
per això, malgrat la boira, cal caminar.

Si véns amb mi,
no demanis un camí planer,
ni estels d'argent,
ni un demà ple de promeses, sols
un poc de sort,
i que la vida ens doni un camí ben llarg.

I així pren, i així pren tot el fruit que et pugui donar
el camí que, poc a poc, escrius per a demà.
Que demà, que demà mancarà el fruit de cada pas;
per això, malgrat la boira, cal caminar.

Para los que os perdéis con el catalán, o simplemente os da pereza, tres frases que resumen el mensaje:

Si me dices adiós, (…) Que tengas suerte
y que encuentres lo que no encontraste en mí.

Si me dices "te quiero", que el sol haga el día mucho más largo, y así, robar tiempo al tiempo de un reloj parado.

Si vienes conmigo, no pidas un camino llano, (…) sólo un poco de suerte, y que la vida nos dé un camino bien largo.


La despedida de dos de los protagonistas de la novela, ilustra a la perfección esta canción: pase lo que pase, estemos juntos o no, solo puedo desear que tengamos SUERTE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario