27 may. 2011

lactancia



A Anna y a mi nos costó un calvario conseguirlo: mis pezones invertidos no ayudaron mucho y Anna perdía peso tan rápido que estaba demasiado debilucha para querer mamar, acabamos con suplementos de biberón, que por supuesto no ayudaron mucho a que se agarrara mejor.
No os voy a enganyar: dar del pecho NO ES FÁCIL.