10 feb. 2015

el parto



Promocion_BirthPhotography_FotografiaParto from Eva Gascon on Vimeo.

Estas últimas semanas hemos estado hablando mucho del parto: en el curso de preparación, en las clases de esferodinámica, con la familia... Aún hay mucha gente que se sorprende al saber que A. nació en un parto natural, sin anestesia, porque así lo había pedido yo.


Diréis que fue por miedo a las agujas, que también. Pero fue sobretodo una decisión meditada y muy respaldada por R. Habíamos estado mucho tiempo preparando técnicas de relajación que se basaban esencialmente en mantener en movimiento la zona de la cadera, aplicar masajes y calor en la espalda, favorecer posturas en que la gravedad ayudase, etc. Y luego te dicen, que una vez puesta la anestesia, ya no te puedes mover. Debes estar en la cama, sin ingerir ni líquidos, ni alimentos. Y entonces ¿de qué servía todo lo que habíamos aprendido? La postura que me parecía más incomoda de todas impuesta durante horas. No lo dudé mucho: prefería poder moverme, poder ducharme, poder comer y beber.

Así que para el parto de A. solicité una entrevista con la comadrona para entregarle el plan de parto, en el que le explicas cuáles son tus preferencias: quién quieres que te acompañe, como te gustaría que fuese el ambiente en la sala de partos y un largo etc. Tu expresas tus preferencias. Ellos se comprometen a respetarlas al máximo y a informarte antes en caso de que alguna de tus preferencias no sea posible.

Yo tengo muy buen recuerdo del parto de A. Nadie dice que fuera un parto perfecto. Los partos perfectos no existen. Pero me sentí muy arropada en todo momento y en un ambiente muy familiar e intimo. Hubo mucho dolor,  y se me hizo muy largo y muy pesado a ratos, por supuesto. Pero salí de allí orgullosa de haber conseguido superar el proceso sin desfallecer.

Aún hay quién me dice "Qué ganas de sufrir! Yo en cuanto lleguen, que me pongan la epidural." 
A mi no me pareció un sufrimiento en absoluto. Pero no se lo reprocho, vivimos en una cultura de lo cómodo, lo fácil, lo inmediato, en la que cuesta aceptar que alguien renuncie a la técnica, si esta "ayuda" a hacer más llevadero el proceso. En la que esperamos llegar a la meta sin tener que hacer nosotros solos todo el esfuerzo.

El otro día vi una foto en pinterest que rezaba:  "even the pain is part of the story" Y es así, el parto es un proceso que implica dolor. Quién os diga lo contrario, intenta engañaros (o programar una cesárea innecesaria).

Y pocos días más tarde, vía el #clubdemalasmadres vi el video de promoción de Eva con el que ilustro este post, y me encantó. No sólo lo que se ve, sino por cada frase con la que describe lo que es para ella un parto. Acertadísimo. Y no sabemos si esos partos fueron con anestesia o no, si acabaron en cesárea o si fueron como las parturientas deseaban. Da igual. 

No soy comadrona, ni soy experta en partos, pero si aún queréis saber mi opinión y seguís leyendo; ahí van mis "consejos/sugerencias" para enfrentarse a un parto:

- Vive el parto como una oportunidad, ( a veces única) de, entre otras muchas cosas, medir tu fuerza y tu resistencia.

- Nada saldrá como te habías imaginado: en el parto tienes la oportunidad de medir tu capacidad de adaptación y resilencia. Cuanto más prefijada sea la imagen que deseas de tu parto (sea porque lo quieres natural o porqué quieres que te pongan la anestesia en cuánto llegues) más dura será la aceptación a lo que no tenías previsto

- Intenta que el ambiente sea positivo. Las endorfinas son el mejor calmante. Que intervengan el mínimo de personas. Evita cualquier estimulo tóxico. Necesitas a tu lado personas que te transmitan energía. Si te transmiten miedo, temor o duda, mejor que no estén allí, mejor apaga el teléfono, mejor pídeles amablemente que desaparezcan un rato. El miedo genera más dolor, el dolor más miedo y se retroalimenta.

- Merece la pena aceptar el dolor como parte del proceso.  Si consigues relajarte ni que sea solo entre contracción y contracción; si consigues aguantar al máximo sin anestesia para poder sentir ese lado salvaje, natural y femenino, olvidar los convencionalismos y gritar por el  esfuerzo; saldrás de alli conociéndote un poco más a ti misma. (y a tu pareja). Pon a prueba tu umbral del dolor. Te sorprenderá saber que eres más fuerte de lo que imaginabas. Decía la comadrona " El dolor es una vivencia. No dejéis que os paralice y el dolor será facilitador"

- Y si por el camino algo falla, o no puedes más y necesitas ayuda (en forma de peridural o de cesárea) no te enfades, no te arrepientas, no te sientas culpable. No sientas que te has rendido. De nuevo, aprovecha la resilencia para aceptar el cambio lo más rápidamente posible y disfrutar de la parte más inolvidable: esa primera mirada. Volver a enamorarse. Lo cura todo.

- Por suerte, el parto también trae consigo un cóctel hormonal único. Y por suerte también la memoria es selectiva. Llena la balanza con todas las emociones que sientes en los primeros minutos de vida y olvida todos los momentos de flaqueza, o las cosas que no salieron como habías previsto.

- Sea como sea tu parto, el nacimiento de un hijo/a es uno de los mejores momentos de tu vida y uno de los que más recordarás.

En resumen, llevate al parto pocas expectativas y los sentidos muy alerta para captar cada detalle.
El resto vendrá sobre la marcha. Adáptate tan rápido como puedas a las pequeñas modificaciones que tu plan de parto no contemplaba y intenta vivirlo como un proceso, con su inicio, su desarrollo y su punto cumbre. 

Cada parto es una historia diferente, 
pero todas con un final feliz.



3 comentarios:

  1. Cuanta razón y que buenos consejos! Este post me lo guardo, podría suscribir una a una todas tus palabras. Mucha información para poder tomar tus propias decisiones durante el parto y flexibilidad para aceptar y adaptarte a las situaciones que durante el mismo se puedan presentar. A disfrutar el momento y a vivirlo conscientemente. Nunca me sentí tan poderosa ni tan fuerte como cuando parí, después del parto de verdad que sentí que era capaz de cualquier cosa.
    Te deseo lo mejor para el nacimiento de tu segundo hijo, que sea una experiencia plenamente vivida. Disfrútalo mucho.

    ResponderEliminar
  2. Uauu! M'ha encantat! A mí el part d'Alexandra em va sobrepassar des del minut 0 i ja res va sortir com jo volia ni vaig lluitar per aconseguir-ho. Crec que et preguntaré algunes cosetes per privat :P que m'interessa molt aquest tema ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quan volguis. Tens el mail a la dreta de la capcelera i podem quedar un dia per parlar-ne amb un café, si ho prefereixes.

      Eliminar